En el último día de legislatura antes de la pausa estival, el Gobierno de Theresa May acaba de confirmar que la edad de jubilación va a retrasarse en el Reino Unido de los 67 a los 68 años, y además que esa medida entrará en vigor siete años antes de lo inicialmente previsto (entre 2037 y 2039).

Seis millones de trabajadores británicos deberán, a resultas, esperar un año más para cobrar su retiro, tal y como anunciaba el responsable de la cartera de Trabajo y Pensiones, David Gauke, este miércoles por la tarde en la Cámara de los Comunes. “Ante el aumento creciente de la esperanza de vida y del número de personas que perciben una pensión del Estado, necesitamos garantizar un sistema justo y sostenible que proteja a las futuras generaciones”, ha subrayado Gauke entre las críticas de la oposición laborista.

El secretario de Estado sostiene sus argumentos en un informe elaborado por John Cridland, antiguo director general de la Confederación de la Industria Británica, en el que se recomienda acelerar el implemento del retraso en la edad de jubilación para evitar que el coste de las pensiones se convierta en una carga insostenible para el erario público. Gauke vaticina que la decisión anunciada hoy permitirá un ahorro de 74.000 millones de libras hasta 2045-6, al reducir el porcentaje dedicado a las pensiones desde el 6.5% hasta el 6.1% del PIB.

El cambio ha sido condenado por algunas ONG y con especial dureza por el Labour. La portavoz del partido en cuestiones laborales, Debbie Abrahams, subraya que los futuros jubilados afrontan un “cóctel tóxico”, habida cuenta de las crecientes desigualdades en la atención sanitaria, según los diferentes grupos de ingresos y también dependiendo del área geográfica. En otras palabras, que además de llegar al retiro más viejos también lo harán con la salud más deteriorada.

El futuro se presenta todavía menos halagüeño para los trabajadores menores de 39 años. El Gobierno se ha comprometido a revisiones regulares de la edad de jubilación en los próximos años, un paso que confirmaría la perspectiva esbozada en un informe de sus asesores sobre nuevas prolongaciones de ese baremo. Aquellos británicos que todavía no han cumplido los 30 años se enfrentan incluso a la posibilidad de no cualificar para percibir la pensión hasta que se conviertan en septuagenarios.

Opinión con chispa

Mafalda servicios sociales

No queremos crear una polémica donde no la hay, y menos a finales de julio cuando la gran mayoría de nuestros lectores están preparando las maletas para disfrutar de un merecido descanso, pero creemos que hay que empezar a poner encima de la mesa…

Visión del Sector

Cuando a finales del año 2.016 se aprobó la ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, algunas voces cuestionábamos ciertos aspectos de la misma que considerábamos, y el tiempo nos ha dado la razón, que flaco favor iban a hacer a…