Contará con viviendas para 80 personas con discapacidad intelectual y atenderá a otras 120 para el desarrollo de su autonomía personal.

La capital murciana será la primera ciudad de España en disponer de un Centro de Envejecimiento Activo para personas con discapacidad intelectual, de acuerdo con la Ley de Dependencia. El proyecto, que parte de la Fundación Síndrome de Down (Fundown), comenzará sus obras dentro de aproximadamente dos años y tardará otros cinco en estar completado. El centro servirá como vivienda permanente para 80 personas y otras 120 recibirán servicios de promoción de la autonomía personal.

El gerente de Fundown, Pedro Martínez, explicó ayer, en la presentación del proyecto, que se tratará de un inmueble de casi 4.200 metros cuadrados con una superficie edificable de alrededor de 8.200. El terreno elegido se encuentra entre las avenidas Juan de Borbón y Juan Carlos I y ha sido cedido gratuitamente por el Ayuntamiento, según explicó el alcalde de Murcia, José Ballesta. La iniciativa contempla la construcción de cuarenta viviendas (veinte de ellas en la primera fase), que estarán completamente equipadas y contarán con las comodidades necesarias. Cada uno de estos apartamentos tendrá dos habitaciones para tres personas, dos usuarios y un mediador.

Además de las viviendas, el centro dispondrá en su planta baja de lugares de uso público, como biblioteca y gimnasio, y distintos espacios, como una sala de informática, cuatro aulas para talleres y zona de trabajo y de reunión en la segunda planta. El recinto incluirá, además, un espacio al aire libre donde los usuarios podrán desarrollar tareas de mantenimiento de huertos. En palabras de Martínez, «propiciarán terapias al aire libre con el fin de mantener a los residentes lo más ocupados posible». Todos estas instalaciones, señaló, serán de uso común tanto de vecinos como de residentes.

El objetivo de este proyecto, realizado por el equipo murciano de arquitectura Verbo Estudio, es que todos los residentes convivan en «verdadera igualdad» y sea un lugar destinado a personas de edad avanzada con discapacidad intelectual. La principal diferencia con las residencias o centros de atención especial habituales, explicó Martínez, es que «las personas que conviven con ellos no son trabajadores que ordenan y planifican, sino que son mediadores y, entre todos, eligen cómo actuar».

El alcalde Ballesta, por su parte, hizo hincapié en la labor que Fundown ha llevado a cabo en la Región durante los últimos años y afirmó que este centro «será un referente nacional en la atención integral a las personas mayores con discapacidad intelectual».

Psicólogos y pedagogos

Además de las 80 personas que residirán en régimen de vivienda permanente, tanto el alcalde como el gerente de Fundown insistieron en la importancia de espacios como jardines o salas que permitirán atender a otros 120 usuarios. Además, según remarcó Martínez, algunos de los empleos del centro, como conserjería o reprografía, serán cubiertos por los propios residentes.

Respeto a la dignidad

La idea surge por una necesidad fruto de la ampliación de la esperanza de vida. El colectivo de personas con discapacidad intelectual contaba hasta hace poco más de una década con una esperanza de vida inferior a los 50 años, edad que se ha incrementado con las mejoras en medicina. Por este motivo, el Centro de Envejecimiento Activo trata de conseguir la integración y la actividad de sus usuarios hasta las últimas etapas de su vida.

«Fundown nos trasladó la necesidad de contribuir a un envejecimiento inclusivo, que favorezca la actividad y autonomía de las personas con discapacidad intelectual», explicó el alcalde, quien también alabó la filosofía de la fundación en el planteamiento del proyecto: «El respeto a la dignidad de la persona como un derecho esencial e irrenunciable que, además, contribuye a construir una sociedad más justa e igualitaria».

Este nuevo centro permitirá realizar una detección temprana del deterioro cognitivo de sus usuarios y su tratamiento. Para la prevención y la promoción de la autonomía personal y social, los usuarios contarán además con el apoyo de psicólogos, pedagogos, trabajadores sociales, personal asistencial y fisioterapeutas.

 

Opinión con chispa

Cada vez que realizamos alguna sesión formativa en la que participan trabajadoras sociales de centros residenciales, solemos hacer unas preguntas para iniciar un debate sobre el actual sistema de servicios sociales:

Visión del Sector

Cuando a finales del año 2.016 se aprobó la ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, algunas voces cuestionábamos ciertos aspectos de la misma que considerábamos, y el tiempo nos ha dado la razón, que flaco favor iban a hacer a…