El 38% de las personas con derecho a recibir prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) que están en lista de espera tienen uno de los dos grados de dependencia reconocida de mayor gravedad, Grandes dependientes (Grado II) o Dependientes severos (Grado III), según la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

El 38% de las personas con derecho a recibir prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) que están en lista de espera tienen uno de los dos grados de dependencia reconocida de mayor gravedad, Grandes dependientes (Grado II) o Dependientes severos (Grado III), según la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

Según el director de la asociación, José Manuel Ramírez, "cada día fallecen 100 dependientes sin recibir prestaciones o servicios a los que tienen derecho" y la cifra de personas en 2017 antes de recibir la prestación a la que tenían derecho se puede elevar a 34.000, según sus previsiones.

En este sentido, advierte de que en el último mes la lista de espera ha aumentado en 1.481 personas la lista de espera entre los grados de dependencia más vulnerables, aún cuando los datos generales indican una reducción del número total de dependientes.

Así, denuncia que es la "primera vez en años" que se incrementa la lista de espera de este colectivo y critica que el "mantenimiento por tiempo ilimitado de las personas en lista de espera para recibir atenciones" provoca la consecuencia "cruel" de que "muchas de ellas fallecen sin haber podido ejercer su derecho reconocido en la Ley de Dependencia".

Según los datos oficiales que ofrece el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a 31 de julio el número de personas con algún grado de dependencia con derecho a prestación reconocido era de 1,22 millones de personas, mientras que el número de personas que estaban recibiendo prestaciones era de 909.973 personas, lo que implica que había 314.709 personas con derecho a prestación que no estaban recibiéndola.

Pese a que dichos datos no detallan el número de personas de cada grado que reciben prestaciones a través del SAAD, sí se conoce el número de personas con derecho reconocido a recibirla: 364.153 con dependencia de Grado III, 461.478 con dependencia de Grado II, y 399.051 personas con dependencia de Grado I.

No obstante, la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales asegura que la reducción del número total de personas en lista de espera no ha afectado a los grados II y III de dependencia sino que entre estos colectivos se ha incrementado, y advierten de que podría significar que, por "incapacidad financiera de prestar los apoyos necesarios" a personas que requieren prestaciones más costosas, se estén resolviendo en mayor medida las solicitudes de personas "con atenciones de bajo coste".

En este sentido, José Manuel Ramírez ha criticado que todavía no se han producido acuerdos de la Comisión de análisis de SAAD derivada de la Conferencia de Presidentes y del grupo de expertos sobre financiación autonómica y advierte de que es necesario que se produzcan dichos acuerdos y que se adopte "alguna decisión sobre el futuro del sistema en clave de financiación".

En todo caso, ha reclamado abordar las "urgentes" necesidades financieras del SAAD para dar "atención plena" a las personas con derecho a prestación que han solicitado estos servicios y pide, para ello, que se adopte un "incremento sustancial" de las cuantías del Nivel Mínimo Garantizado.

"Ese nivel mínimo de financiación del Estado en el que descansa la "garantía del derecho subjetivo", y que debería velar por el ejercicio de los derechos de las personas en situación de dependencia, independientemente de la comunidad autónoma en la que residan", asegura.

 

Opinión con chispa

Cada vez que realizamos alguna sesión formativa en la que participan trabajadoras sociales de centros residenciales, solemos hacer unas preguntas para iniciar un debate sobre el actual sistema de servicios sociales:

Visión del Sector

Cuando a finales del año 2.016 se aprobó la ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, algunas voces cuestionábamos ciertos aspectos de la misma que considerábamos, y el tiempo nos ha dado la razón, que flaco favor iban a hacer a…