La Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública y la Conselleria de Igualtat i Polítiques Inclusives de la Generalitat Valenciana han puesto en marcha el programa Resi-EQIFar, un nuevo modelo de prestación farmacéutica para las personas que se encuentran en residencias de mayores, tanto públicas como privadas, dirigido a garantizar la equidad en la atención y mejorar la calidad de la misma, aumentando la eficiencia en el proceso farmacoterapéutico.

De este nuevo modelo de prestación farmacéutica ya se han sentado las bases y, una vez se preparen todos los mecanismos destinados a ponerla en marcha, está previsto que entre en vigor en enero de 2018. Contempla que todos los residentes (unas 27.300 personas) dispondrán de una atención y seguimiento farmacoterapéutico individualizado que será realizado a través de los 65 nuevos puestos de trabajo de farmacéutico especialista en farmacia hospitalaria de los hospitales de referencia de cada residencia.

Los medicamentos serán adquiridos y preparados en un único punto (el servicio de farmacia del hospital La Fe de Valencia) donde se centralizará la adquisición, preparación y distribución de las dosis unitarias individualizadas a cada uno de los centros residenciales, con independencia de su naturaleza pública o privada, o su número de camas.

Tal y como destaca la consellera de Sanitat Universal i Salut Pública, Carmen Montón, esto supondrá que el 100% de los residentes recibirá la misma calidad en la atención farmacéutica y en las mismas condiciones. Y es que “el principal objetivo del nuevo modelo de prestación es garantizar la equidad de todas las personas residentes de la Comunitat, ya que abarca tanto a centros públicos como los de titularidad privada”. Para la titular de Sanitat el modelo “presenta un nuevo paradigma organizativo basado en los principios de equidad farmacoterapéutica, calidad del proceso asistencial e integración de la prestación farmacéutica del ámbito sociosanitario en el ámbito asistencial”.

Además, este modelo aportará una mayor calidad al proceso asistencial al permitir en el 100% de las prescripciones la validación farmacéutica especializada previa a la dispensación, es decir, la revisión de los tratamientos para evitar interacciones o duplicidades y, de esta forma, mejorar la seguridad del paciente.

También permitirá el seguimiento farmacoterapéutico de todos los pacientes y la identificación, prevención y resolución de los problemas relacionados con los medicamentos en los pacientes polimedicados. Por otra parte, la identificación de los tratamientos mediante sistemas de verificación electrónica rendundará en mejoras de seguridad.

 

Opinión con chispa

Este mes, en el acto de apertura del Foro Internacional sobre Personas Mayores que se ha celebrado en Pamplona, la Directora General del Imserso ha defendido las políticas del Gobierno Central para las personas mayores, así como, la conveniencia de…

Visión del Sector

Cuando a finales del año 2.016 se aprobó la ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, algunas voces cuestionábamos ciertos aspectos de la misma que considerábamos, y el tiempo nos ha dado la razón, que flaco favor iban a hacer a…