lacaixaEl informe “Primero las personas: Cuidar como nos gustaría ser cuidados/as”, elaborado por la Obra Social de la Caixa y que os adjuntamos en el CD, ha realizado entrevistas a un número próximo a las 5.000 personas mayores de 18 años y muestra entre otros datos que solo el 4,7% de las casi 5.000 personas entrevistadas elegirían vivir en el hogar de algún hijo en caso de necesitar ayuda al llegar a la tercera edad.

Por otra parte, en el documento se refleja que el 44,8% de los individuos encuestados, con edades por encima de los 18 años, preferirían vivir en su propio domicilio en caso de precisar de esta ayuda, mientras que el 5,4% optarían por un hogar adaptado. El dato que más nos ha llamado la atención es que el 29,3% apuestan por una residencia de mayores.

Si estas opiniones se reflejaran en demandas reales significaría que habría que empezar a construir residencias desde ya mismo hasta multiplicar el parque actual de aproximadamente 400.000 plazas hasta los 2.500.000 en unos 25-30 años.

Al margen de esta supuesta oportunidad de negocio, la pregunta del millón es si realmente las personas más jóvenes son tan diferentes a las generaciones que actualmente han superado los 65 años, especialmente cuando casi el 30% dice que apuestan por una residencia de mayores.

Habría que saber si estas personas a las que se ha entrevistado han estado alguna vez en una residencia, y si se refieren a eso o a otro tipo de centros como complejos de apartamentos con servicios, o residencias para válidos cuando hablan de residencias. Aunque llegados a este punto tampoco parece que las soluciones que están empezando a desarrollarse, -ahora se lleva mucho el COHOUSING-, vayan a tener mucho futuro.

Llegados a este punto hay quer recordar que cuando hace años, e incluso ahora, cuando se pregunta a las generaciones más mayores sobre este tema, la opción de ir a vivir a una residencia es y era una respuesta recurrente que se ve que no es cierta cuando hay que tomar la decisión.

Las generaciones actuales, y me temo que las futuras aún más, van-vamos a apostar por mantenernos en el domicilio. Probablemente serán domicilios más avanzados tecnológicamente y con más servicios, pero serán nuestras viviendas, y vivirán-viviremos con quíen cada uno elija.

Esperemos estar aquí para verlo…