homeLa Generalitat Valenciana lleva muchos años caracterizándose por una gestión bastante desafortunada en materia de atención a la dependencia, especialmente en lo concerniente al sector residencial.

Siendo Zaplana presidente de la Comunidad Autónoma, hacia los años 2.000-2.002, se puso en marcha un ambicioso plan para dotar a la comunidad de una red de centros residenciales nuevos para cubrir las carencias existentes. Ante la ausencia de recursos públicos, se convocó un gran concurso de 9.000 plazas, en régimen de concesión, por el que la Generalitat se comprometía a concertar el 33% de las plazas a los adjudicatarios que construyeran y gestionaran estos centros.

Fueron muy pocas las empresas del sector que se presentaron al concurso, ya que no ofrecía el suelo, y el volumen de plazas era claramente insuficiente para muchas de las ubicaciones. En consecuencia, el número de plazas fue sustancialmente inferior al previsto, promovidas mayoritariamente por un pool de constructores locales, OHL y La Saleta.

Los gestores de estas plazas, denominadas de accesibilidad social, fueron consiguiendo paulatinamente ampliar la concertación hasta obtener unos niveles óptimos de ocupación en un proceso con denuncias constantes a la Generalitat y salpicado de casos de “supuesta” corrupción con Cotino al frente de la Consejería.

Lo cierto es que en los últimos años, la Generalitat no disponía de fondos para concertar más plazas en la Comunidad, lo que ha mantenido en la cuerda floja al resto del sector que había ido desarrollándose de manera privada como ha ocurrido en el resto del país.

Con el cambio de Gobierno, y con el apoyo de una sentencia judicial, la Generalitat ha “arrebatado” unas 3.000 plazas a estos gestores que quiere repartir entre todo el sector y ya ha anunciado un concurso para este reparto, tan deseado como complejo.

El nuevo concurso, que ya ha sido criticado, habla de desmercantilizar el sector, contiene cláusulas sociales, compromisos de ofrecer plaza a menos de 20 km. de distancia a las personas dependientes y algo que ya parecía olvidado: más puntos a los más baratos.

Al margen de esto, la Comunidad sigue destacando por ser una de las más activas, comunicativamente hablando, otra cosa es lo que finalmente hagan.